Autocrítica

Mujer mirando su reflejo en el espejo con autocríticaAutocrítica, o el acto de señalar los defectos que uno percibe, puede ser una forma saludable de aumentar la autoconciencia y lograr el crecimiento personal, pero también puede resultar una barrera para los propios autoestima y tranquilidad. La autocrítica a menudo puede ayudar a facilitar el proceso de aprender de los errores y también puede ser útil cuando se intenta superar áreas de debilidad o hábitos no deseados.

AEl alto nivel de autocrítica que evita que las personas asuman riesgos, afirmar opiniones o creer en sus propias habilidades puede ser inútil o perjudicial para el bienestar. Quienes experimentan estos efectos tal vez deseen abordar las razones detrás de las tendencias excesivamente autocríticas con un terapeuta u otro profesional de la salud mental .



Comprender la autocrítica

La Escala de Niveles de Autocrítica, desarrollada en 2004 por Thompson y Zuroff, mide los dos tipos de autocrítica: comparativa e internalizada. La autocrítica comparativa generalmente implica compararse con los demás y encontrar que uno mismo es deficiente. Las personas que son autocríticas de esta manera a menudo tienden a basar su autoestima en las percepciones de lo que los demás sienten por ellas y pueden ver a otras personas como superiores, críticas y / u hostiles. Operar bajo la creencia de que uno es visto de manera negativa puede hacer que la imagen de uno mismo se adapte para reflejar esta percepción.



La autocrítica internalizada, por otro lado, puede implicar el sentimiento de que uno no puede vivir a la altura de los ideales o estándares personales o la creencia de que uno es deficiente de alguna manera. Por tanto, incluso el éxito puede considerarse un fracaso. Por ejemplo, un individuo que tiene un alto nivel de autocrítica internalizada puede recibir una A- en una prueba y aún así sentirse fracasado, creyendo que cualquier cosa menos que la perfección constituye un fracaso.

Ejemplos de autocrítica

La autocrítica se experimenta típicamente como pensamientos internos negativos sobre uno mismo o, más específicamente, sobre los comportamientos o atributos de uno. Cuando los pensamientos autocríticos se aplican ampliamente en lugar de centrarse en un comportamiento en particular, es más probable que tengan un impacto negativo en el bienestar.



  • 'Soy un fracaso.'

    Encuentra un terapeuta

    Búsqueda Avanzada
  • 'No puedo hacer nada bien'.
  • 'No soy lo suficientemente bueno.'
  • 'Nunca mejoraré'.

Las declaraciones anteriores no se centran en ningún comportamiento en particular que pueda mejorarse. Más bien, aplican una mentalidad negativa de una manera que lo abarca todo. Por lo tanto, es más probable que afecten confianza y contribuir al desarrollo de problemas de salud tanto física como mental.

  • 'No debería haberme quedado despierto tan tarde anoche'.
  • “Vi demasiada televisión y no estudié para mi examen. Ya no puedo hacer eso '.
  • “Reprendí a mi hijo con demasiada dureza. Debería mantener la calma mientras lo corrijo en el futuro '.
  • “Si sigo acelerando, podría lastimar a alguien o recibir una multa. Debería reducir la velocidad '.

Estas declaraciones, por otro lado, se enfocan en un aspecto particular del comportamiento que un individuo desea mejorar. Son más constructivos que simplemente negativos. Este tipo de crítica es a menudo más probable que conduzca a una mejor conducta y modificaciones de las deficiencias percibidas.

¿Cómo se desarrollan las tendencias autocríticas?

Los pensamientos excesivamente autocríticos a menudo pueden tener sus raíces en experiencias negativas con los cuidadores en la infancia. Estudios sobre relaciones y el archivos adjuntos formados entre los padres y otros cuidadores principales muestran que los lazos más tempranos en la vida a menudo tienen un efecto significativo en las relaciones futuras de una persona, así como en el sentido de sí mismo de una persona. Cuando los padres les dan autonomía a los niños, los animan a intentar cosas por sí mismos y les permiten cometer errores sin censura, es más probable que los niños desarrollen confianza en sí mismos y crezcan con un sentido de seguridad con respecto a sus propias decisiones.



Los estilos de crianza autoritarios, que pueden ser controladores y estar marcados por la rigidez, pueden tener el efecto de fomentar las autopercepciones negativas y un bajo sentido de autoestima en los niños. Cuando los niños se sienten rechazados por sus padres, no son tratados con calidez y compasión, o son criticados con frecuencia, es más probable que crezcan demasiado críticos con ellos mismos y con los demás.

Los efectos de la autocrítica en la salud mental

La autocrítica puede ser beneficiosa cuando permite reconocer y evaluar errores y fracasos o cultivar la humildad y el cambio positivo. Pero cuando las tendencias autocríticas de uno impiden la capacidad de prosperar, cualquier beneficio de la autocrítica puede verse ensombrecido por un posible daño al bienestar mental.Cuando las tendencias autocríticas impiden la capacidad de prosperar, cualquier beneficio de la autocrítica puede verse ensombrecido por un posible daño al bienestar mental.

La duda ocasional de uno mismo generalmente se considera una parte normal de la vida, pero la autocrítica crónica o excesiva puede contribuir a problemas de salud mental, como depresión , ansiedad social , imagen corporal problemas o sentimientos de inutilidad . La tendencia a culparse a sí mismo cuando las cosas van mal puede llevar a sentimientos de fracaso, abatimiento o depresión. Las personas que son muy autocríticas también pueden sentirse culpable o avergonzado cuando algo sale mal, creyendo que la culpa es de ellos. Las tendencias autocríticas también se pueden vincular con perfeccionismo , autolesiones Y problemas de alimentación y alimentación

En algunos casos, una tendencia a la autocrítica puede llevar a uno a proyectar creencias negativas en otras personas, lo que luego puede llevar a la expectativa de críticas externas o comentarios negativos. Cuando negatividad y se espera censura, las relaciones interpersonales pueden verse afectadas. Por tanto, tanto la crítica interna como la externa pueden conducir al desarrollo de sentimientos de soledad y aislamiento y contribuir al alejamiento de una persona de los demás. Un individuo que es autocrítico también puede tener dificultades para afirmar sus necesidades y deseos personales y es más probable que muestre sumisión en las relaciones con los demás, por temor a que expresar una opinión lo lleve a la crítica.

Terapia para abordar las tendencias autocríticas

La terapia a menudo puede ser útil para las personas que son autocríticas en la medida en que su función diaria o calidad de vida se ve afectado. Aunque no existe un tipo específico de terapia que se utilice para abordar la autocrítica dañina, una variedad de técnicas terapéuticas pueden ser beneficiosas. Una intervención eficaz para la autocrítica es autocompasión o practicando amabilidad y comprensión para con uno mismo. Un terapeuta puede enseñar formas de practicar la compasión y puede ayudar a una persona que busca tratamiento a explorar cualquier barrera potencial para la autocompasión.

Intervenciones de atención plena también sirven como otro método eficaz para combatir la autocrítica. La atención plena, que se refiere a una conciencia sin prejuicios de los pensamientos y sentimientos de uno, se ha relacionado con una mayor autoestima. La terapia puede mejorar la percepción de pensamientos y sentimientos, y aquellos con mayores habilidades de atención plena pueden ser más capaces de describir verbalmente experiencias internas, considerar pensamientos y emociones sin juzgar, enfocarse en eventos presentes y evitar demorarse o reaccionar ante cada pensamiento negativo. Se cree que la atención plena es probable que mejore la capacidad de uno para validar y desafiar los pensamientos negativos.

En terapia, también se pueden explorar diferentes tipos de autocrítica, y un terapeuta puede ayudar a los que están en terapia a enfocarse en una autocrítica constructiva y útil. La autocrítica que se centra en un comportamiento particular que puede mejorarse tiene más probabilidades de conducir a soluciones útiles que los pensamientos autocríticos que pueden ser crónicos y derrotistas y, por lo tanto, difíciles de resolver.

Ejemplo de caso

  • Infelicidad crónica provocada por la autocrítica:J'anna, de 42 años, ingresa a terapia, informando que siente una insatisfacción leve pero constante con su vida. Su numerosa familia le aporta cantidades iguales de estrés y alegría, le dice al terapeuta, y su trabajo es satisfactorio, pero también le causa ansiedad . Su matrimonio es igualmente reconfortante y frustrante. Después de algunas sesiones de terapia, se revela que ninguna de estas circunstancias externas es realmente el problema: J'anna está relativamente feliz con su vida y, en general, agradecida. Sin embargo, una tendencia a la autocrítica persistente rápidamente se hace evidente para el terapeuta, aunque J'anna apenas es consciente de ello. El terapeuta la ayuda a ver que, si bien es algo crítica con los demás, se guarda sus críticas más duras para sí misma. En las próximas sesiones, J'anna explora sus expectativas poco realistas de sí misma, que resultan no ser de ella en absoluto, sino de sus padres. Aunque pensó que se había convencido a sí misma de que las altas expectativas de sus padres no le importaban, su trabajo con el terapeuta revela que todavía tienen un efecto poderoso en sus creencias y comportamientos. J'anna trabaja para alinear sus propias creencias y valores con su vida, y trabaja con el terapeuta para lograr una mayor conciencia y autocompasión. A través del proceso, puede llegar a un estado en el que las críticas de sus padres la afectan de manera menos significativa.

Referencias:

  1. Castilho, P. Pinto-Gouveia, J., Amaral, V. y Duarte, J. (2014). El recuerdo de la amenaza y la sumisión en la infancia y la psicopatología: el efecto mediador de la autocrítica.Psicología clínica y psicoterapia, 21(1), 73-81.
  2. Cheng, H. y Furnham, A. (2004). Estilo de crianza parental percibido, autoestima y autocrítica como predictores de felicidad.Revista de estudios sobre la felicidad, 5, 1-21.  
  3. Dinger, U., Barrett, M.S., Zimmermann, J., Schauenburg, H., Wright, A.G.C., Renner, F., Zilcha-Mano, S. y Barber, J.P. (2014). Problemas interpersonales, dependencia y autocrítica en el trastorno depresivo mayor.Revista de psicología clínica, 71(1), 93-104.
  4. Goodwin, H., Arcelus, J., Geach, N. y Meyer, C. (2014). Perfeccionismo y psicopatología alimentaria entre bailarines: El papel de los altos estándares y la autocrítica.Revisión europea de trastornos alimentarios, 22(5), 346-351.
  5. Joeng, J.R., Turner, S.L. (2015). Mediadores entre la autocrítica y la depresión: Miedo a la compasión, autocompasión e importancia para los demás.Revista de psicología del asesoramiento, 62(3), 453-463.
  6. Kopala-Sibley, D.C., Zuroff, D.C., Russell, J.J. y Moskowitz, D.S. (2013). Comprensión de la heterogeneidad en el trastorno de ansiedad social: la dependencia y la autocrítica moderan las respuestas de miedo a las señales interpersonales.Revista británica de psicología clínica, 53(2), 141-156.
  7. Nauman, E. (2014). ¿Te sientes autocrítico? Prueba la atención plena.Bien mayor: la ciencia de una vida significativa.Obtenido de http://greatergood.berkeley.edu/article/item/feeling_self_critical_try_mindfulness
  8. Stillman, J. (24 de enero de 2014). Cómo hacer bien la autocrítica. Obtenido de http://www.inc.com/jessica-stillman/how-to-do-self-criticism-right.html
  9. Thompson, R. y Zuroff, D. C. (2004). La escala de niveles de autocrítica: Autocrítica comparativa y autocrítica internalizada. Personalidad y diferencias individuales, 36, 419 - 430.
  10. Yamaguchi, A. y Kim, M. (2013). Efectos de la autocrítica y su relación con la depresión en todas las culturas.Revista Internacional de Estudios Psicológicos, 5(1), 1-10.