Las autoridades mexicanas están impidiendo que los niños no acompañados busquen asilo en los EE. UU. En todo momento

Spencer Platt / Getty Images

TIJUANA, México - Las autoridades mexicanas han estado deteniendo a niños migrantes no acompañados cuando son escoltados por abogados a los cruces fronterizos de los Estados Unidos para solicitar asilo, en algunos casos colocando a los niños en servicios de protección donde sus únicas opciones son solicitar refugio en México o ser deportados de regreso. a su país de origen.



Los agentes de inmigración mexicanos comenzaron a detener a niños asistidos por abogados cerca de los puertos de entrada de San Ysidro y Otay Mesa en la frontera de California en noviembre, dijo Nicole Ramos, directora del proyecto de derechos fronterizos con sede en Tijuana en el proveedor de servicios legales Al Otro Lado. Anteriormente, los abogados podían llevar a los menores que viajaban sin sus padres a los puertos de entrada para solicitar asilo a los funcionarios de inmigración de Estados Unidos, uno de los últimos métodos que quedan para que los menores no acompañados busquen protección.

'No sé cuándo decidieron que esta era la mejor estrategia y si hay una nueva política no nos han informado', dijo Ramos a estilltravel News. 'La inmigración mexicana ... los arrebata cuando están al borde de la seguridad. ¿Cómo beneficia eso a los niños? Es un movimiento político y los niños son las víctimas ”.



Hans-maximo Musielik / AP

Los centroamericanos esperan para solicitar asilo en Estados Unidos, fuera del puerto de entrada de El Chaparral.



Las detenciones son los últimos esfuerzos de las autoridades mexicanas para impedir que los niños no acompañados realicen el difícil viaje a Estados Unidos para buscar asilo. En Tijuana, a los solicitantes de asilo se les dice que pongan sus nombres en una lista no oficial y esperen semanas o incluso meses a que los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos les permitan hacer una solicitud de protección en los Estados Unidos. La práctica de limitar el número de solicitantes de asilo y pedir a los migrantes que esperen en México, conocida como medición o colas, comenzó en 2016 bajo la administración de Obama y desde entonces se ha expandido a través de la frontera sur bajo el presidente Trump.

Los agentes de inmigración mexicanos en Tijuana comenzaron a detener a menores no acompañados que intentaban incluir sus nombres en la lista de espera en agosto, dijo Ramos. Luego, en noviembre, los agentes comenzaron a impedir que los niños que viajaban por México solos llegaran a los puertos de entrada de Estados Unidos para pedir asilo.

Detener a los niños escoltados por abogados es el último método que están utilizando los funcionarios para evitar que los menores no acompañados lleguen a los EE. UU. Las tácticas, dicen los defensores, dejan a un número desconocido de menores no acompañados en Tijuana sin un camino legítimo para solicitar asilo en los EE. UU. Y aumenta la probabilidad de que sean puestos bajo la custodia de los servicios de protección infantil, donde sus únicas opciones son la deportación o asilo en México.



Nueve niños escoltados por Ramos a la frontera con Estados Unidos han sido detenidos por las autoridades mexicanas desde noviembre, dijo. Siete de los niños fueron devueltos a un albergue juvenil, mientras que los otros dos pasaron semanas bajo la custodia de la agencia de servicios de protección infantil de México, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

“México no tiene nada que ofrecer a los niños no acompañados más que un orfanato y ser expulsados ​​a las calles tan pronto como cumplan los 18 años. [México] no puede proteger a estos niños ”, dijo Ramos. 'El sistema estadounidense para niños no acompañados que buscan protección literalmente les da a estos niños la oportunidad de sobrevivir sus vidas y convertirse en adultos con sueños y futuros'.

Rebecca Blackwell / AP

Una joven que viaja con migrantes centroamericanos juega en un tren de carga en el que viajaban en el estado mexicano de Chiapas.



Mirna Ortiz, vocera del DIF en Baja California, dijo que la agencia no está involucrada en la decisión de impedir que los niños lleguen a Estados Unidos y que solo brinda servicios de cuidado infantil. En noviembre y diciembre se envió a la agencia a seis menores no acompañados de Centroamérica.

Ortiz remitió las preguntas a la agencia de control de inmigración de México, el Instituto Nacional de Migración (INM). La agencia rechazó repetidas solicitudes de comentarios.

'Cuando me envían un niño centroamericano, sirvo como guardería porque el INM se hace cargo del proceso legal', dijo Ortiz a estilltravel News. 'En la mayoría de los casos, son devueltos a su país de origen'.

En 2018, las autoridades migratorias mexicanas encontrado más de 10.000 menores no acompañados, cientos de los cuales eran menores de 11 años. La mayoría de ellos, 8.729, fueron deportados a sus países de origen.

Algunos niños detenidos por las autoridades mexicanas han sido liberados con la ayuda de abogados y defensores que se mueven rápidamente, dijo Mary Bauer, subdirectora legal del proyecto de justicia para inmigrantes en el Southern Poverty Law Center. Los defensores han comenzado recientemente a advertir a los niños que viajan sin sus padres que es demasiado arriesgado presentarse en un puerto de entrada de EE. UU. Sus posibilidades de ingresar con éxito a los Estados Unidos son escasas, dicen, y la probabilidad de enfrentar la deportación es mucho mayor.

'Hemos escuchado de varios niños que cuando se presentaron, el gobierno de los EE. UU. Les dijo 'Esperen aquí' y, de repente, el INM o el Grupo Beta parecen tomarlos bajo su custodia', dijo Bauer a estilltravel News. 'Ciertamente hay niños que han sido deportados. Simplemente no hay forma de que los defensores hayan identificado a todos los niños y hayan logrado sacarlos ''.

Bauer dijo que ha hablado con menores no acompañados que esperan ingresar a Estados Unidos esperando meses en Tijuana, sin saber qué hacer.

Imágenes de John Moore / Getty

Un adolescente se prepara para partir del aeropuerto de la Ciudad de Guatemala luego de llegar de México, donde fue capturado como menor no acompañado.

Los migrantes pueden sortear las barreras para solicitar asilo en los EE. UU. Cruzando la frontera ilegalmente. En 2018, los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a unos 50.000 menores no acompañados entre los puertos de entrada de la frontera sur, la mayoría de ellos centroamericanos.

El presidente Trump ha señalado a las llamadas caravanas de migrantes centroamericanos como una razón para reforzar la seguridad fronteriza y construir su muro prometido desde hace mucho tiempo, incluso cuando las detenciones fronterizas han caído a mínimos históricos. Pero los agentes de inmigración estadounidenses han visto un aumento en los menores no acompañados y las familias que huyen de la violencia y la pobreza en sus países de origen.

México también ha sufrido un aumento de la violencia en 2018, informando un número récord de asesinatos por segundo año consecutivo. El año pasado, los homicidios en México aumentaron un 33% con respecto a 2017, lo que llevó a las autoridades a abrir 33,341 investigaciones de asesinatos. Los migrantes en México, y los menores no acompañados en particular, son más vulnerables a la violencia y explotación por parte de organizaciones criminales.

Tijuana, donde cientos de migrantes esperan su turno para solicitar asilo en Estados Unidos, es una de las ciudades más mortíferas del mundo con más de 2.500 homicidios el año pasado, un récord para la ciudad fronteriza. Los peligros que enfrentan los jóvenes migrantes en la frontera se destacaron en diciembre cuando dos adolescentes de Honduras que viajaban con la caravana a Tijuana fueron delicado en un robo.

Lindsay Toczylowski, directora ejecutiva del centro legal Immigrant Defenders en Los Ángeles, dijo que acompañó a un grupo de ocho menores no acompañados en la víspera del Día de Acción de Gracias a la frontera de Estados Unidos en Tijuana para solicitar asilo.

Dos de los niños fueron detenidos por agentes de inmigración mexicanos, se les pidió identificación y edades, y se los llevó a una oficina del INM dentro del paso fronterizo peatonal.

'Les dijimos a los otros niños' Corran 'o' Corran ahora para llegar al frente '' ', dijo Toczylowski a estilltravel News. 'Llegaron a la puerta, se aferraron a la puerta y suplicaron a las autoridades estadounidenses que les permitieran solicitar asilo'.

Aproximadamente 30 minutos después, los agentes de CBP procesaron a los seis niños, dijo Toczylowski. Los otros dos fueron retenidos por las autoridades mexicanas durante varios días antes de ser enviados a un refugio. Finalmente, pudieron solicitar asilo en los EE. UU., Pero solo con la ayuda de la representante Pramila Jayapal, una demócrata del estado de Washington, quien los acompañó a un cruce fronterizo de EE. UU.

Entre los niños más vulnerables que viajan sin sus padres se encuentran los muy pequeños, los jóvenes LGBT y las niñas, que corren un mayor riesgo de ser explotados sexualmente.

Están en peligro donde están y tratar de dar el último salto para llegar a un puerto de entrada para salvar sus vidas conlleva el riesgo de que lo detengan y potencialmente lo pongan en un lugar que han hecho que todo su viaje sea inútil '', dijo Toczylowski.

Imágenes de John Moore / Getty

Un agente de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos ayuda a un menor no acompañado, de 13 años, de El Salvador después de que cruzó el Río Bravo hacia los Estados Unidos.

Las delegaciones del Congreso y organizaciones como Amnistía Internacional han ayudado a algunos menores no acompañados a ingresar a Estados Unidos después de enfrentamientos con funcionarios en los puertos de entrada.

En diciembre, dos miembros del Congreso acompañaron a un grupo de solicitantes de asilo centroamericanos al puerto de entrada de Otay Mesa en la frontera de California para exigir que las autoridades estadounidenses les permitieran solicitar refugio. Lograron convencer a las autoridades de que acogieran a ocho niños no acompañados.

Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional EE. UU., Dijo que no debería ser necesaria una delegación del Congreso o un grupo de defensores de los derechos humanos para amenazar con un enfrentamiento para que estos niños soliciten asilo a los EE. UU.

Lo que están haciendo es ilegal y dice mucho sobre lo que les sucede a esos niños que no tienen apoyo, dijo Huang a estilltravel News.

Eleni Bakst, compañera de trabajo en justicia igualitaria de la organización de defensa Human Rights First, dijo que los agentes de inmigración mexicanos les dicen a los menores no acompañados que deben solicitar asilo en México o regresar a sus países de origen.

`` Vislumbran la puerta para ponerse a salvo en los EE. UU., Pero cuando ven que la puerta está cerrada para ellos, pierden la esperanza '', dijo Bakst a estilltravel News.

Es imposible saber cuántos niños no acompañados hay en Tijuana, dijo Bakst, porque muchos se esconden de las autoridades que los deportarían y de las organizaciones criminales que buscan explotarlos.

'Muchos de estos niños tienen una fuerte solicitud de asilo', dijo. 'Merecen, como cualquier otro solicitante de asilo, que su solicitud de asilo sea escuchada y evaluada'.

Más sobre esto