Latinos LGBT exigen ser vistos tras el ataque de Orlando

Kimbu García

Eduardo González, Oscar Aracena, Jonathan Ruperto, Kimbu García y Simón Carrillo. Aracena y Carrillo estaban entre las 49 personas muertas en un tiroteo en Pulse, un club gay en Orlando, Florida.



Cuando los nombres de las víctimas en el tiroteo de Orlando, Florida comenzaron a filtrarse inicialmente, Kimbu García se dio cuenta rápidamente de que muchos de ellos eran latinos. Lo que no sabía era que cuando todas las víctimas fueran identificadas se daría cuenta de que había perdido a tres amigos.

Simon A. Carrillo, Oscar Aracena y Jean C. Nieves estuvieron entre los primeros amigos que hizo García cuando se mudó de Puerto Rico a Florida el año pasado con 115 dólares en el bolsillo. El joven de 26 años dejó la isla no solo en busca de mejores oportunidades económicas, sino también porque vivir más abiertamente como hombre gay era una prioridad.



Encontró lo que anhelaba de tres jóvenes que le dieron un lugar para quedarse, comida y, lo más importante, una familia. Ellos estaban entre las 49 víctimas del domingo, un ataque que se cobró la vida de muchos latinos, 23 de ellos puertorriqueños, dijo el secretario de Justicia de la isla.



A medida que los medios de comunicación se han acercado a Orlando, tratando de reconstruir detalles horribles de lo que llevó a alguien a quitarse brutalmente tantas vidas, quienes conocían a las víctimas y trabajan con grupos hispanos en la ciudad dijeron que las organizaciones de noticias se han equivocado al no prestar suficiente atención a el hecho de que los latinos recibieron un golpe devastador.

El tiroteo llevado a cabo por Omar Mateen no fue solo un ataque a personas LGBT, sino también a latinos, dijo García, ya sea intencional o no, en un lugar donde muchos de ellos sintieron que realmente podían expresarse.

La verdad es que en este momento los latinos enfrentan más discriminación, no solo en los EE. UU. Sino en todo el mundo; en lugar de avanzar como sociedad, estamos regresando, dijo García a estilltravel News. Es triste y alarmante que esta persona eligiera llevar a cabo este ataque en la noche latina, una noche que buscamos para conectarnos con personas que se parecen a nosotros y escuchar nuestra música.



García dijo que la suya es una comunidad que se compone de tres grupos por los que el discurso de Estados Unidos es rencoroso: LGBT, latinos e inmigrantes.

Steven Fernández / AP

El ataque tuvo lugar en la noche latina en Pulse, un club gay. Orlando es la decimoctava ciudad más poblada de latinos en los Estados Unidos con más de medio millón, y aproximadamente la mitad de ellos son puertorriqueños.

Los latinos LGBT, especialmente los inmigrantes, necesitan estos espacios porque, como todos los demás, quieren salir, bailar y celebrar, pero son criticados por ser homosexuales, bisexuales o transgénero, dijo García.



La realidad es que ahora tengo miedo, pero tengo menos miedo de morir y más miedo de vivir, dijo García.

Según el más reciente Aquí están todas las víctimas del tiroteo en el club nocturno de Orlando

estilltravel.com