Cómo superar el pánico debilitante de la agorafobia

Persona en suéter con el pelo recogido mira a través de las persianas abiertas a la luz teñida de rojizo, que implica miedo a salir de casa, conducir por autopistas u otros caminos, estar en filas o al aire libre, y situaciones similares, es una condición que provoca ansiedad y ataques de pánico .

La característica única y debilitante de la agorafobia es que es una condición que se perpetúa a sí misma, a menudo referida como una 'jaula emocional y física'. Evita efectivamente que la persona que lo experimenta haga las cosas que pueden traer curación, como dar un paseo, hacer un viaje, etc., debido a la gravedad de los posibles ataques de pánico cuando la persona se mueve más allá de los límites de la comodidad.



Los síntomas fisiológicos de un ataque de pánico pueden incluir la incapacidad para respirar, una sensación de parálisis física, visión borrosa o mareos hasta el punto de desmayarse cuando la persona se mueve más allá de estos límites percibidos.



Si luchas contra la agorafobia, ¿qué puedes hacer para ayudarte a superarla?

Encuentra un terapeuta

Búsqueda Avanzada

La recuperación implica intervenciones en tres frentes: (1) enfrentar el pánico, (2) implementar habilidades de afrontamiento y (3) abordar los problemas subyacentes.



Frente al pánico

Hay un problema en la recuperación de la agorafobia: debes aprender a soportar los ataques de pánico para dejar de tenerlos. Esto implica encontrar una meta que sea más grande que sus ansiedades y que valga la pena soportar el malestar extremo, como poder ir a cenar con su familia, tomarse unas vacaciones, etc. Piense en esto como su motivación para curarse. Tenga la seguridad de que, al seguir estas estrategias, es probable que los ataques se vuelvan menos frecuentes y menos graves con el tiempo, y que finalmente desaparezcan por completo.

Al igual que con cualquier proceso de recuperación, es útil ubicarse dentro de sus problemas, visualizarse fuera de ellos y desarrollar estrategias paso a paso para hacer la transición.

Para iniciar el proceso de recuperación, piense en usted mismo como si estuviera atrapado dentro de un recinto de alambre de púas; su libertad reside en el exterior de este recinto. La idea es que el alambre de púas representa tus ataques de pánico, la jaula emocional y física de tus 'límites' autopercibidos. En esencia, necesitas trepar por la cerca de alambre de púas hacia la libertad, y esto requiere enfrentarte a las púas, o los ataques de pánico, para poder vencer su poder.



La repetición es necesaria para sanar. Todos los días, es importante emprender un viaje para enfrentar el pánico, soportarlo y, en última instancia, superarlo.

Otra metáfora útil para visualizar es pensar en ti mismo como un prisionero que crea un plan de escape. Deberá desarrollar estrategias para escapar de su prisión. Es como caerse por un pozo y tener que trepar por las rocas irregulares para escapar. Como prisionero con un plan de escape, sabes que el viaje será duro, lleno de trampas explosivas y trampas, pero que tu libertad está más allá.

Tenga en cuenta que el progreso será lento pero constante, y que a veces ampliará sus límites, pero a veces sentirán que se encogen a su alrededor. Pero no se desanime, todo esto es parte del proceso de curación.

Para comenzar, establezca una pequeña meta. Piense en una actividad en la que le gustaría intentar participar. Un ejemplo es ir a la biblioteca. Si su destino es la biblioteca, tendrá que soportar el ataque de pánico de conducir o subir al autobús para viajar allí. Sin embargo, una vez que llegue, si es algo que realmente quería hacer y disfrutar, es probable que su pánico disminuya y que se sienta mejor después de regresar a casa nuevamente.

La repetición es necesaria para sanar. Todos los días, es importante emprender un viaje para enfrentar el pánico, soportarlo y, en última instancia, superarlo.

Implementar habilidades de afrontamiento

Las habilidades de afrontamiento pueden ayudarlo en el momento. A continuación, presentamos algunas estrategias probadas que puede implementar cuando surja la necesidad. El punto es distraer tu mente de la ansiedad.

Estrategia 1: contar

  • En su mente, cuente hasta 11. Luego cuente hacia atrás hasta dos. Luego cuenta hasta 12. Luego hacia atrás hasta tres, etc.
  • Cuente elementos de ciertas cosas en la habitación por categoría; por ejemplo, cuente todo lo que vea que sea naranja. Puede hacer esto con una variedad de categorías.

Estrategia 2: localizar patrones

  • Escribe listas o patrones en una hoja de papel.
  • Dobla una hoja de papel de forma sistemática.

Estrategia 3: Acepte sus ataques de pánico

  • No “avive” su pánico temiendo tener un ataque; esto probablemente solo prolongará el ataque.
  • Aprenda a soportar y aceptar los ataques. Al hacer esto, pueden volverse menos graves y frecuentes.
  • Date cuenta de que 'aquello a lo que te resistes, persiste'.

Abordar los problemas subyacentes

Una cualidad fundamental de la agorafobia a tener en cuenta, una que puede ayudarlo en su recuperación, es el concepto de que la condición le brinda un tipo de “reflejo”. Si puede ver que hay algunas situaciones en su vida que exacerban sus ataques de pánico, puede considerar estas situaciones como indicadores de áreas de su vida que deben abordarse.

Buscando terapia es muy recomendable, pero en lugar de o además de la terapia, es más importante que sea consciente de las conexiones entre situaciones, eventos y sus ataques de pánico. Estos problemas pueden estar relacionados con el trabajo, la familia u otras dinámicas que normalmente pueden producir síntomas menores de estrés.

Como parte del proceso de tomar conciencia de sí mismo, es una buena idea llevar un diario, uno que registre no solo cuándo tiene ataques, sino lo que sucedió en su vida alrededor del momento en que tuvo el ataque. Que estabas sintiendo ¿Qué sentimientos o recuerdos desencadenó? A medida que resuelve estos problemas, además de soportar progresivamente sus ataques, puede encontrar su libertad una vez más.

Copyright 2017 estilltravel.com. Todos los derechos reservados. Permiso para publicar otorgado por Sharie Stines, PsyD , therapist in La Habra, California

El artículo anterior fue escrito únicamente por el autor mencionado anteriormente. Los puntos de vista y opiniones expresados ​​no son necesariamente compartidos por estilltravel.com. Las preguntas o inquietudes sobre el artículo anterior pueden dirigirse al autor o publicarse como un comentario a continuación.

  • 6 comentarios
  • Deja un comentario
  • Lirio

    28 de febrero de 2017 a las 8:26 AM

    Sería devastador para cualquiera que yo creara económicamente tener este miedo. No todos los trabajos son algo que puedas hacer desde casa, ni hay tantas oportunidades. Vaya, ni siquiera puedo imaginarme que me encarcelen así.

  • Judson

    28 de febrero de 2017 a las 2:25 p.m.

    He vivido con el miedo de salir de mi casa desde hace varios años, y aunque lo haré cuando sea absolutamente necesario, tardo prácticamente una semana en llegar hasta ella. Lo único que me ha salvado últimamente es que puedo hacer que me entreguen tantas cosas diferentes y supongo que de alguna manera esto alimenta el miedo porque ya ni siquiera tengo que irme por las necesidades básicas.
    Veo la iglesia desde casa, trabajo desde casa, realmente no salgo mucho.
    He pensado en probar la teleterapia, pero creo que tengo miedo de lo que se me pida al hacerlo y no sé si todavía estoy realmente preparado para el compromiso.

  • Judith

    5 de marzo de 2017 a las 7:46 AM

    Cuando me permito sentir y experimentar el pánico en lugar de tratar abiertamente de sofocarlo, descubro que el pánico no es tan intenso como puede ser cuando trato tan desesperadamente de evitar que suceda.

  • Chloe

    5 de marzo de 2017 a las 11:48 AM

    No sé con qué frecuencia se enterará de mi situación, pero tengo agorafobia y mi marido tiene agorafobia con pánico. Ha salido de casa 4 veces en los últimos 3 años y fue para ir a citas médicas. Saldré de mi casa si tengo a alguien más que me acompañe, si no, le doy a un amigo de confianza mi tarjeta y mi lista y ellos van por mí. Recuerdo que me tomó un poco más de 3 años poder conducir (especialmente en la nieve) más de una cuadra a la vez. La terapia CBT me ayudó y alquilaba juegos de conducción para una xbox y practicaba con eso. La nieve realmente me congelaría. Lo he hecho bien porque saldré de mi casa 3 veces al mes y eso es mejor que donde estaba hace 6 años.

  • Zac

    9 de enero de 2018 a las 11:10 p.m.

    Sufro acrofobia, mis padres intentan ayudarme pero supongo que no pueden, me refiero a que me siguen gritando que sufro esto y me dan un sermón cada vez sobre lo que hago cuando voy a casa de mis amigos. Si hago algo mal, me gritan, bueno, en realidad mi papá lo hace. Estoy cansado de esto. Pero no me rendiré. Y las personas que están leyendo este comentario nunca se rinden.

  • Jeff

    19 de marzo de 2019 a las 8:18 AM

    Nunca tuve agrofobia, nunca supe de eso, pero luego leí un libro llamado Comportamiento altamente ilógico y en ese libro Solomon tiene miedo de salir, pero sus amigos lo ayudan y finalmente se aburre y sale sin ellos. Es un gran libro y todos deberían leerlo. ¡No puedo esperar a que salga la película!